20 November, 2018 Efemérides Grupo Stereo Siete

20 de Noviembre del año 1973, Keith Moon de los Who sufre un colapso en pleno concierto.
Al margen de la genialidad de Pete Townshend o de la voz inconfundible de Roger Daltrey, gran parte de la personalidad del sonido Who radicaba en su batería Keith Moon.

La personalidad de Moon iba más allá de la música. Él era responsable en gran parte de la fama de ciclón destructivo que acompañaba al grupo en sus giras. Grandes colocones de alcohol o lo que fuera y destrozos en hoteles y locales eran la firma que Keith Moon iba dejando allá por donde pasaba, incluidas su casa y las des sus amigos.

Keith Moon había nacido en Londres el 23 de agosto de 1947, en plena posguerra, y se le recuerda como un niño retraído e hiperactivo con graves problemas en los estudios que encontró en la música, primero con la corneta y más tarde con la batería, una salida para su vida.

El encuentro de Keith Moon con los Who fue en 1965, cuando respondió a un anuncio en el que se reclamaba un batería estable para el grupo que entonces lideraba Roger Daltrey.

Moon acudió a la cita vestido de naranja, con el pelo decolorado y fumando un enorme puro. Y, aún así, no fue eso lo que sorprendió a sus futuros compañeros, sino su destreza con las baquetas.

Su fama de “destroyer” era pareja a su sentido del humor y a su genialidad que le llevó a participar en numerosos proyectos musicales y cinematográficos. Pero tanto exceso no podía ser gratis y la salud del genial batería acabó resintiéndose.

Uno de los primeros avisos lo dio el 20 de noviembre de 1973, en pleno concierto en San Francisco, cuando se desvaneció sobre su batería. Pese a que tardo poco en ser reanimado, no pudo acabar su trabajo. Fue entonces cuando Pete Townshend pidió un voluntario de entre el público que resulto ser un joven de 19 años, Scott Haplin, que ocupó el lugar de Moon en los tres temas que faltaban para acabar el concierto.

Apenas 5 años después de aquel susto, el 7 de septiembre de 1978, Keith Moon murió mientras dormía en su apartamento de Londres a consecuencia de una sobredosis de alcohol y pastillas. Aquella noche había estado en el cine y cenando con Paul McCartney.

« »