Confianza o invasión a la privacidad de la pareja a través de las redes sociales

20 February, 2018 Encabezado, Universidad Grupo Stereo Siete

El psicólogo Guillermo Rocha González analiza las relaciones en el noviazgo y matrimonio frente al uso de las redes sociales.

Para el psicólogo Guillermo Rocha González, las redes sociales se han convertido en un punto de control hacia la pareja, en donde se manifiesta un dominio sobre qué publicar o evitar en sus cuentas.

El especialista de la Facultad de Psicología de la UANL estima que, de 10 parejas, al menos cuatro invaden la privacidad de la otra; se presenta por igual tanto en el noviazgo como en el matrimonio, y lo comenten hombres y mujeres, de forma indistinta.

“La invasión de la privacidad se da por igual, pero se asume de alguna manera en el matrimonio, como si fuera válido hacerlo o debería de serlo”, señala el Coordinador del Departamento de Atención a Urgencias Psicológicas de la UANL.

Dentro de esta problemática, hay algo que es muy frecuente; se trata del comportamiento pasivo-agresivo.

“Aquí, alguien de la pareja toma actitudes como ‘tú tienes la libertad de manejar tus redes sociales cómo quieras, darle me gusta en las publicaciones a quién quieras, y lo acepto y me aguanto´; y aparece la reacción pasiva: ‘pero a la vez me siento triste y lloro en mi casa muy seguido, es decir, te estoy culpando de cómo me siento, te dejo, pero me duele lo que haces y después, si sabes que me está doliendo, por qué lo sigues haciendo´, y aquí está la parte agresiva.

“Se vuelve una forma de generar chantaje, manipulación y control sobre la otra persona”, explica Rocha González.

¿Por qué invadimos la privacidad de nuestra pareja?

Uno de los principales factores que influyen es la inseguridad, destaca el especialista de la UANL, en donde todo lo que se acerque a la pareja representa una amenaza o un riesgo.

En este caso, agregó, alguien de la relación se empieza a comparar y se hace ciertas preguntas: “¿qué pasa si mi pareja se da cuenta que no soy tan bueno?” o “¿qué sucedería si no soy mejor que alguien más con quien habla frecuentemente?”, entre otras.

Otra causa es decirle a la pareja qué sí y qué no debe hacer. Por ejemplo: pedirle que solo acepte a ciertos amigos en sus redes sociales.

Actitudes que pueden llevar a la invasión de la privacidad de tu pareja en las redes sociales

Algunas de las siguientes acciones llegan a generar una fantasía en la pareja sobre si hay alguien más en la relación, generando pensamientos sobre deslealtad o infidelidad.

A mí no me comparte o toma en cuenta en sus redes sociales, pero sí veo que es muy activa con otras personas.
Le envié un WhatsApp, lo leyó, no me respondió, entonces me está rechazando.
Revisé su historial de chats y no estoy entre los primeros, entonces con quién está hablando, que no es conmigo.
Veo que está en línea, pero no tiene una conversación conmigo, ¿con quién la tendrá?
Revisé la última hora de su conexión y no es habitual, ¿con quién habrá estado?

Problemas que se desencadenan en la pareja

Aquí puede pasar desde tener un control en las redes sociales hasta de la relación. En gran medida, que hay un aislamiento por alguien de la pareja.

“En este caso hay un chantaje emocional o una codependencia, ya que alguien de la pareja dice: ‘yo quiero que el otro esté bien, para yo estar bien. Y si el otro está mal, yo me voy a sentir muy mal´, y aquí inicia el tema del aislamiento”, advierte Rocha González.

Algo común que asume una persona de la relación es guardarse ese enojo y no externárselo a su pareja por el control que tiene sobre ella. Y la afectada comienza a hacerse pensamientos como “no valgo nada”, “no tengo una libertad”.

Ante esta dificultad, aparecen cuadros de ansiedad, de depresión, de trastornos de alimentación, de aislamiento y dificultad o exceso en el dormir.

Compartir las contraseñas a tu pareja, ¿es parte de la confianza en la relación?

“Creo que la confianza podría estar así, cuando se comparten las contraseñas o cuando no hay por qué tener la contraseña del otro y uno puede confiar. Lo ideal sería cuando los dos están de acuerdo en cómo manejar esa situación.

“Si para los dos está bien tener la contraseña del otro, por si se ofrece algo, está bien. O si los dos aceptan que cada quien puede manejar de buena manera las redes sociales y que no represente una amenaza para la pareja, ahí también hay confianza. La meta sería en que se lleguen a acuerdos de cómo se van a manejar”, sugiere el especialista de la UANL.

Recomendaciones

Hay que entender en lo individual lo que para mí está bien o lo que para mí es aceptable, y que le puedo permitir a mi pareja e incluso puedo compartir con la misma.
Debe haber respeto siempre, aun si algo llega a incomodar en la relación. Se debe de hablar y aclarar de inmediato. A veces el problema es el acumulado de las incomodidades que se van teniendo con el tiempo y llega un momento en el que el inconveniente se hace más grande.
No hay que dar por entendido que mi pareja sabe cómo me voy a sentir, hay que hacerlo saber.
No responsabilizar por completo a mi pareja, porque en la mayoría de las ocasiones, las reacciones son nuestras.
PorEduardo Rodríguez PalaciosFechaFebrero 14 de 2018FotografíaJonathan Monsiváis Gaytán y Daniel Zamora Aguilar

« »